La reforma del IRPF es "corta y decepcionante", según los asesores.

Aedaf denuncia que el proyecto perjudicará el ahorro y a las empresas

Las Asociación Española de Asesores Fiscales (aedaf) lanzó ayer duras críticas a la reforma del IRPF y del Impuesto de Sociedades que el Gobierno presentó el pasado marzo. El presidente de Aedaf, Rubén Candela, calificó la reforma fiscal de "cortita" y "decepcionante" respecto a la que había anunciado el Ejecutivo anteriormente.

Durante la presentación de un informe que analiza el proyecto de reforma del IRPF y del Impuesto de Sociedades, Candela denunció el tratamiento dado por el Gobierno al ahorro a largo plazo. En este sentido criticó la introducción de una tributación única del 18% para todas las modalidades de ahorro con independencia del periodo de generación de renta.

Fondos de pensiones. Candela señaló que el recorte "tan drástico" que se hace a las aportaciones a los planes de pensiones en el nuevo IRPF, supone también una "penalización al ahorro a largo plazo, cuando "La economía española necesita fomentar el ahorro". Estas aportaciones no pondrán exceder los 10.000 euros para los contribuyentes mayores de 52 años y el porcentaje será de un 50%.

             En opinión de Aedaf esto supone un recorte de la deducción por aportaciones a planes de pensiones para los mayores de 52 años, que en muchos caos, no pudieron comenzar sus aportaciones y, además, su derecho a efectuar aportaciones protegidas finaliza a los 65 años.

             Además Aedaf critica que resulten incompatibles las aportaciones de los beneficios a sus planes individuales con la que hayan realizado las empresas mediante planes de empleo, en cuanto ambas conjuntamente superen al límite establecido.

             Asimismo los asesores denuncian la eliminación de la bonificación del 40% de la que disfruta el contribuyente en caso de que decida rescatar su plan de pensiones en forma de capital.

 Marginal máximo. Aedaf tampoco comparte la nueva configuración del IRPF como impuesto "dual" por la disparidad que supone que las rentas de trabajo puedan llegar a tributar al marginal máximo del 43%, mientras que las rentas del ahorro tributarán todas al 18%, lo que en palabras de Candela supone "jugar con la ilusión financiera".

             Los asesores fiscales también señalaron que las rentas inferiores a los 20.000 euros anuales y las superaciones a 36.000 euros se verán "beneficiadas" con el nuevo IRPF, mientras que las que están entre ambos niveles se quedarán "más o menos" igual.

             Asimismo Candela criticó que la reforma del impuesto tampoco dé respuesta a uno de los problemas que plantea el actual IRPF, como es el hecho de que 12 millones de declarantes tengan derecho a devolución y se vean obligados a presentar declaración de la renta.

             En cuanto a la reforma del Impuesto de Sociedades, los asesores fiscales consideran que la reducción de tipos a lo largo de cinco años "es muy lenta y debería acelerarse". Aedaf califica de "incomprensible" la supresión de bonificaciones.

 

Publicado: La Razón 07/04/2006