Articulos en Prensa

Harto de las minas tributarias

Harto de las minas tributarias. Rubén CandelaEstoy harto, estoy totalmente harto. Harto de seguir prestándome a este juego, con lo que, de algún modo, estoy contribuyendo a darle validez al partido. Imaginen un encuentro de fútbol, en el cual, el árbitro hubiera pitado catorce penaltis a uno de los dos equipos. ¿Qué creen que sería más lógico? ¿Gritar enardecidos “vamos a por el empate” o más bien irse directamente a por el trencilla? Pues aquí, al trencilla no lo discute ni dios y seguimos dando torpes manotazos que nos permitan sacar la boca del agua para respirar, mientras el oleaje nos lo pone cada vez más difícil y vemos como, a nuestro alrededor, de cada vez asoman menos bocas junto a la nuestra.

LIBERTAD DE AMORTIZACIÓN

No puedo precisar el año, supongo que 2007, sí su mes: julio concretamente. El Instituto de Estudios Fiscales tuvo a bien invitarme a participar en las Jornadas que cada año organiza en el Palacio de la Magdalena en Santander, para debatir, en esta ocasión, acerca de la reforma del Impuesto sobre Sociedades, junto a altos cargos de la Administración Tributaria y la Universidad.

TOCADO Y HUNDIDO

Qué edificante resulta un debate de altura cuando, además del necesario rigor, los intervinientes muestran respeto por los demás. Y cuán grosero, en cambio, cuando ese respeto brilla por su ausencia. Máxime si el debate no tiene lugar en un cara a cara que ofrezca posibilidades de inmediata reacción al aludido, sino a través de una publicación  periodística que te obliga a reaccionar a posteriori.

LA TASA BECKHAM

Ya no sé si es ignorancia, caradura o una sabia combinación de los dos ingredientes, más unas gotas de desvergüenza y un buen chorro de desprecio hacia la audiencia, a la que se debe considerar tonta de solemnidad.

Prohibido Hablar de la cosa

Prohibido hablar de la cosa. Ruben Candela, auditor y Administrador ConcursalHa poco leí en un bar de Sevilla un cartel con el título de esta colaboración y que, evidentemente, es una invitación a preguntar por la cosa. Y cuando preguntas, la respuesta es del más puro estilo sevillano: “yo no sé lo que es, pero debe ser algo mu malo, to el que entra dice lo mismo: ¡vaya tela con la cosa! ¡ozú como está la cosa!”

ERROR DE SALTO

El sistema tributario español está necesitado, quizás como todo el país, de una profunda reflexión sobre su estructura. Impuesto sobre Sociedades con tipos fuera de mercado; IRPF sometido a cambios drásticos cada dos por tres; un IVA en torno al cual se han organizado tramas de fraude que cuestan ingentes cantidades, si bien es verdad que afecta a toda la UE, pero no es menos cierto que mal de muchos….

24 MEDIDAS

Como si fueran huevos, medidas por docenas. Más valdrían pocas y buenas, pero siguiendo la tónica habitual hay que ofrecer mucho, aunque el contenido sea vacío, si no claramente contraproducente. Los 400 euros son una buena prueba. Se convocan a bombo y platillo reuniones de distintas Comisiones, se interrumpen “ostentóreamente” –como diría aquél- bucólicas vacaciones, se venden como nuevas, medidas ya vendidas y revendidas, se ocupan portadas y misión cumplida. Estamos en un temporal, pero el barco navega a rumbo, firme el timón.

BORRADORES, SALVO ERROR U OMISIÓN

Creo recordar que fue en 2004 cuando se inició el envío de borradores a los contribuyentes del IRPF.

Cuatrocientos euros

Puesto que se ha publicitado adecuadamente, supongo a todos los lectores debidamente informados de que el Gobierno ha aprobado un Real Decreto Ley en el que se introduce una nueva deducción en el IRPF, una más entre la “maraña de deducciones” que criticaba el equipo económico “paralelo” que funcionaba en Moncl

FUERA DE PLAZO

Creo que era a Romanones a quien se le atribuía aquello de “que hagan las Leyes y que me dejen los Reglamentos” en clara alusión a los excesos reglamentarios que unas veces vienen a arreglar desaguisados de la norma legal y otras veces a subvertirla abiertamente.  Hace ya muchos años oí a un amigo, a la sazón alto cargo del Ministerio de Hacienda, una argumentación impecable.