24 medidas

 En Opinión, Artículos de prensa

Última actualización

Como si fueran huevos, medidas por docenas. Más valdrían pocas y buenas, pero siguiendo la tónica habitual hay que ofrecer mucho, aunque el contenido sea vacío, si no claramente contraproducente. Los 400 euros son una buena prueba. Se convocan a bombo y platillo reuniones de distintas Comisiones, se interrumpen “ostentóreamente” –como diría aquél- bucólicas vacaciones, se venden como nuevas, medidas ya vendidas y revendidas, se ocupan portadas y misión cumplida. Estamos en un temporal, pero el barco navega a rumbo, firme el timón. “La forma brillante y el fondo vacío, para poco cante… mu largo jipío”.

Hay situaciones con las que nos hemos acostumbrado a convivir, como con la hipoteca. Cada vez que veo un anuncio en el que un grifo gotea, pidiendo que ahorremos agua, recuerdo que hace una eternidad, vengo oyendo que alrededor de un 30% del agua se pierde por el mal estado de las conducciones. Y digo yo que ya habría habido tiempo de poner parches si alguien se hubiera aplicado a ello en lugar de debatir sobre el tema.

Pues otra situación igualmente reiterativa hasta la exasperación es la promesa de eliminación de trabas burocráticas. ¿Les suena nuevo lo de la “ventanilla única”? Pero hombre, si hasta Larra ironizaba sobre ello y ya ha llovido desde entonces. Pues parece ser que han descubierto que de ello pueden derivarse importantes ahorros y se van a poner el mandil. Y ¿ustedes se lo creen? Pues permítanme que les muestre mi escepticismo. Las Administraciones han puesto a la ciudadanía a su servicio, no hay funcionario que se precie, de cualquier Administración, que no se sienta obligado a exigir tal o cual documento  que, naturalmente carecerá de validez, si previamente no ha sido sellado por el departamento de enfrente. Es obvio que el acceso a tal departamento tiene que hacerse con firma legitimada notarialmente, para lo cual hay que acudir personalmente a la notaría, puesto que una oportuna modificación del Reglamento notarial impide legalizarla sólo a la vista del DNI.

Y no es que sean especialmente caprichosos. Es que están obligados a ello en virtud de una normativa kafkiana, a veces esperpéntica, promulgada por quien tiene facultades (legales se entiende) para ello, ya sean miembros del Congreso o concejales del ramo, que tanto da, aprobada a veces con  frivolidad espantosa. Cuando ya hace casi dos años se aprobó la Ley de Prevención del Fraude Fiscal, advertimos a los grupos políticos en la tramitación parlamentaria que la misma, tal como está redactada imponía  obligaciones desproporcionadas a toda clase de empresas, independientemente de su tamaño o entidad. Pues ni caso, pero eso sí, pocos meses después de su aprobación, un grupo político, catalán por mas señas, salía a los medios anunciando que iba a proponer una modificación porque aquello podía ser una barbaridad. Olvidaba decir que barbaridad aprobada, entre otros, con sus votos.

La Ley de Prevención del Blanqueo de Capitales segmenta a los  “sujetos obligados” de acuerdo con su importancia en el tejido empresarial, a fin de imponerles distintas obligaciones en orden a prevenir el blanqueo. Sintetizando se dividen en dos grupos: empresarios individuales con hasta 25 empleados y sociedades mercantiles. Pues bien, en estas últimas las obligaciones son iguales simplemente por su condición de sociedades, con independencia de que número de socios, número de clientes y volumen de operaciones varíen de cero al infinito.

La ineficiencia de algunas administraciones alcanza cotas difíciles de superar, con resoluciones que se eternizan, bloqueos de una administración a otra, de distinto color político, a ver si conseguimos evitar que sean ellos los que corten la cinta. En Málaga estamos ya, en cuanto al agua, en niveles críticos, pero desaladoras prometidas a toda plana hace años, siguen poco menos que a nivel de proyecto.

“Y así, una, cien, mil veces, pasa el canjilón” Obtener una licencia de apertura de una zapatería es una aventura. Sí, de una zapatería. Tiene que tener el visto bueno de los negociados de actividades nocivas, molestas o peligrosas, de atención a discapacitados, parques y jardines, etc. De momento, no interviene el de cementerios pero todo se andará, porque hay zapatos que matan. Y de uno a otro tarda lo suyo. Y mientras, empleados esperando ser contratados, mercancía almacenada y, ya de paso, el IVA soportado sin devolver porque no has iniciado la actividad y tienes que acreditar de forma objetiva que piensas dedicarte a una actividad empresarial.

Y todo ello viene, entre otras cosas, de considerar que el coste de esas medidas, puesto que no son a cargo de la Administración, es cero. Craso error. Lo estamos pagando muy, muy caro, en términos de competitividad, de déficit exterior,  de falta de liquidez y, ya, de destrucción de empleo.

Con la que está cayendo y la que viene, como-usted-sabe,-señor-Solbes,-desde –hace-mucho-tiempo (no me tire de la lengua), constituir una sociedad sigue siendo una carrera de obstáculos, la Agencia Tributaria exige a un ciudadano el doble de horas de dedicación que en otros países desarrollados, pero van a mandar el borrador del IRPF por correo electrónico. Menos mal que Bruselas ayuda y propone reducir el IVA de los preservativos porque yo ya no sabría por donde tirar.

 

Rubén Candela Ramos

Asesor fiscal y ex presidente de AEDAF.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información Aquí.

Cerrar