Burocracia. Tiene maldita la gracia

 En Artículos de prensa, Opinión

Última actualización

La excesiva burocracia entorpece y obstaculiza los avances de empresas y personas físicas

Si no se ve no se cree. Pero como yo lo estoy viviendo, o mejor, lo he vivido porque esto se acabó, lo cuento, a ver si a alguien se le mueven las costuras e intenta ponerle remedio, porque esto es ya totalmente kafkiano. Verán, no se trata de instalar una central hidroeléctrica, se trata de la domiciliación de un recibo de agua, de pagarlo en una determinada cuenta bancaria, recibo que puntualmente vengo pagando desde hace años, de 31 Euros cada tres meses aunque el consumo sea siempre el mismo: cero litros.

La burogracia española no tiene fin

La burocracia española no tiene fin

A la muerte de mi padre, hace 24 años y la posterior de mi madre, hace 12, heredé de ellos un piso en mi pueblo natal, Jijona, el pueblo del turrón; aprovecho para decir que lo tengo en venta porque no hay manera, oiga. Pues bien, desde entonces, la empresa que gestiona el abastecimiento de agua, Hidraqua se llama, me viene pasando el citado recibito que resignadamente vengo abonando en concepto de no sé qué cánones, IVA y otras mamandurrias. Y como tengo que ocuparme de pagar el recibo cuando llega, pensé que domiciliarlo era mucho más cómodo, pero ¡oh! Resulta que el contrato está solo a medias a mi nombre, figura mi DNI pero el nombre de mi padre, es decir, que cuando se cambió, alguien allí se equivocó y no lo cambió entero y, por tanto, no me dejan domiciliarlo en una cuenta que está a mi nombre. Para resolverlo, visitas la Web de dicha empresa, te dicen que para domiciliarlo tienes que aportar: DNI del actual titular del contrato, DNI del nuevo titular, escritura de adquisición de la vivienda, etc. Ya me parece una tontería porque si yo soy el titular de la cuenta y autorizo el pago… Pues nada, intentas aportarlo y no te deja, recurres al teléfono y recibes el mensaje 16 veces de que “…nuestros gestores están ocupados…”. Así que ya indignado recurres al viejo correo postal y envías la documentación que allí te piden. A resultas de dicha carta, que reconozco ya iba subidita de tono te llaman… eso sí, para decirte qué documentación te falta aportar: falta una “Declaración responsable de ocupación de vivienda existente” a emitir por el Ayuntamiento. Una vivienda construida en los años 70. Ya entregado, entras en la página del Ayuntamiento y la pides. Y cuando la recibes no te la mandan, te notifican deficiencias en la petición. Para expedirla debes aportar: DNI del solicitante, certificado de un facultativo de que el edificio se ajusta a condiciones técnicas adecuadas, copia de la licencia de edificación, (de un edificio que tiene cincuenta años, es decir, que si pido una copia al Ayuntamiento supongo que la expedición tendrá sus propios requisitos) escritura de propiedad, recibo de IBI y, naturalmente, justificante del abono de las tasas correspondientes.

Para domiciliar un recibo… ¿Imaginan ustedes para tramitar una licencia de apertura? Este país está necesitado de una descontaminación urgente y de una inyección en cantidades masivas de sentido común. De lo contrario muchas iniciativas van a terminar del mismo modo en que voy yo a terminar esta: ¡Vayan ustedes a hacer puñetas! ¡Maldita burocracia!

Rubén Candela Ramos |Asesor fiscal y economista con despacho en Málaga

Publicado: Diario Sur | 12-01-2020

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información Aquí.

Cerrar