Harto de las minas tributarias

 En Opinión, Artículos de prensa

Última actualización

Estoy harto, estoy totalmente harto. Harto de seguir prestándome a este juego, con lo que, de algún modo, estoy contribuyendo a darle validez al partido. Imaginen un encuentro de fútbol, en el cual, el árbitro hubiera pitado catorce penaltis a uno de los dos equipos. ¿Qué creen que sería más lógico? ¿Gritar enardecidos “vamos a por el empate” o más bien irse directamente a por el trencilla? Pues aquí, al trencilla no lo discute ni dios y seguimos dando torpes manotazos que nos permitan sacar la boca del agua para respirar, mientras el oleaje nos lo pone cada vez más difícil y vemos como, a nuestro alrededor, de cada vez asoman menos bocas junto a la nuestra.

Hace ya tiempo, un muy alto cargo de Hacienda, cuyo nombre solo estoy dispuesto a revelar bajo tortura, me dijo: “Cuídate, la legislación tributaria en España es una campo de minas”. Y no es que yo lo ignorara, pero tal vez no habría sabido explicarlo con tanta precisión. Tenemos una normativa, -bueno, una no: dieciocho- que parece estar hecha a propósito para cazar incautos, llena de requisitos formales que cumplir, plagada de obligaciones formales cuyo incumplimiento, por mínimo que sea, acarrea unas consecuencias desproporcionadas, exigencias que no encuentran justificación técnica alguna, etc. Llevo años pidiendo que alguien me explique el porqué la opción por una u otra modalidad del palo a cuenta del Impuesto sobre Sociedades ha de llevarse a cabo en el mes de febrero de cada año. Si tengo optada la modalidad de cálculo en base a cuota del año anterior y en el mes de marzo se me quema la empresa ¿Qué legitimidad tiene el Estado para exigirme que haga un pago a cuenta de un impuesto que no va a llegar a existir?

Claro que siempre me pueden decir que para eso están los Tribunales. Permitan que se me pase la risa floja y ahora sigo.  Hace un tiempo fui citado por un tribunal para ratificarme en un informe pericial que había emitido algo así como 10 años antes. Claro, cuando su Señoría me preguntó si me ratificaba tuve que pedir que me enseñara el informe, porque no recordaba no ya lo que dije en él, sino ni siquiera de haberlo hecho.

Quienes nos dedicamos al asesoramiento tributario nos enfrentamos, impotentes, a no poder dar seguridad a nuestros clientes acerca de si una determinada conducta va, o no, a ser santificada por la Administración. Máxime en unos tiempos en los que, me parece, que hay problemas  hasta para pagar la nómina.  Y hay un núcleo de contribuyentes, lo estamos viendo en todos los despachos, con un cierto perfil muy adecuado para ir convirtiéndolos  en los paganos de la crisis: rentas razonables, cuentas embargables, etc., es decir, candidatos a prestamistas del Estado aún cuando luego los tribunales puedan anular lo hecho. De momento, salimos de pozo que el problema es llegar a fin de mes.

Y ello viene causado en gran parte por la manifiesta incapacidad de atajar grandes bolsas de fraude que se aprovechan del defectuoso diseño del sistema. Cuando pomposamente la Agencia Tributaria se vanagloria del aumento del fraude descubierto, yo preguntaría si es que en la presentación se permiten preguntas ¿Me pueden dar el resultado de la lucha contra las “truchas” rumanas? Porque el sistema es defectuoso, tiene fisuras, pero también grandes agujeros y estos deben ser muy difíciles de tapar, porque las fisuras no dejan de pintarlas y repintarlas otra vez.

Así que lo dicho. Es posible que dentro de poco vean anuncios de que se traspasan asesorías fiscales. Pero cuídense de hacer ofertas, porque si las aceptan, no saben en el lío que se estarán metiendo.

Rubén  Candela

Director general de Candela Asesores

Publicado: 16-3-2011 | Negocio & Estilo de vida

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información Aquí.

Cerrar